“La gestión del estiércol debe comenzar en la parte delantera, en lugar del extremo posterior del animal” (Powell).
La producción animal enfrenta el desafío de implementar prácticas de manejo acordes a los cuidados ambientales, en cuanto a contaminación y atentos a la sustentabilidad de su sistema. El productor debe tomar consciencia de algunos aspectos “nuevos” para optimizar el sistema.
Primeramente, debe saber que el balance de nutrientes en la dieta animal, por ejemplo, es responsable de los niveles de nutrientes excretados. También es necesario estar al tanto de que estos nutrientes excretados pueden ser fuente de contaminación o de retorno económico si son recuperados y reinvertidos en el sistema como fertilizantes.
Ya se están implementando planillas para el cálculo de balance de nutrientes de todo el sistema productivo (dieta-suelo-cultivos). Deviene necesario conocer y optimizar la calidad nutricional y cantidad de los alimentos utilizados, la variabilidad en el forraje afecta el balance de manera impensada, sumado al desconocimiento frecuente, de la calidad de los alimentos comprados, como granos o expeler.
Podrían reducirse los costos en fertilizantes con el uso del estiércol distribuido estratégicamente. Los animales devuelven al sistema en forma de heces y orina entre un 60 -70% del N y P ingerido. Numerosas investigaciones demuestran esto, cuantificando los nutrientes que quedan en el estiércol y efluentes, según la producción y alimentación, versus las necesidades de los cultivos y dotación del suelo.
Los excesos de proteína son excretados principalmente en la orina como urea, así como también el K.
El exceso de P lo encontramos en las heces. La cantidad promedio de nitrógeno disponible para las plantas depositado en la instalación de ordeño aportarán, en promedio, un 211% de lo que aplican los productores entrevistados a sus cultivos forrajeros anuales por medio de fertilizantes comerciales. Lo mismo ocurre con el fósforo necesario; un 56,5 % de lo que se aplica normalmente en fertilizantes comerciales puede ser aportado por material depositado en la instalación de ordeño.(Carbó, Lorna Ileana; trabajo de tesis)
Para terminar, podemos listar varias ventajas del estiércol solido: fácil de manejar, fácil de almacenar, adaptable a condiciones de clima y a cronograma de actividades, produce menos olores y es fácil de aplicar al suelo.

Ing. Agr. Patricia G. Toledo

en_US